Este mes de Julio será clave para garantizar el derecho a la vivienda en Catalunya. Tras el compromiso de calendario firmado por todos los grupos parlamentarios, a finales de mes se podrá llevar a cabo la votación final que permita aprobar la ILP.

El próximo paso será el debate a la totalidad en el Parlamento, que se celebrará el día 8 o 9 de julio. A partir de entonces, los partidos iniciarán el trámite de enmiendas que será clave para ver si, tal y como se han comprometido todos los grupos parlamentarios (Cid y PP incluidos), se respetan las medidas que contiene la ILP y que han conseguido el apoyo de 143.000 firmas y buena parte de la sociedad civil catalana. Conviene recordar, que en las reuniones mantenidas, todos los grupos parlamentarios (excepto el PP) se comprometieron a realizar enmiendas para mejorar las medidas de la ILP, en ningún caso para recortarlas ni desvirtuarlas.

En este sentido, la ILP es un conjunto de medidas de mínimos que pretenden dar respuesta a la actual situación de emergencia habitacional y pobreza energética que atraviesa Catalunya.

 

Medida 1. Mecanismos que otorguen una segunda oportunidad para las personas sobre-endeudadas y deudoras de buena fe. Mediante dos procedimientos (uno de extrajudicial y uno judicial) se posibilita que las familias puedan liquidar sus deudas vinculadas a la vivienda habitual para poder empezar de nuevo.

Medida 2. Ningún desahucio para las familias en ejecución hipotecaria, estableciendo la obligación a las entidades financieras de conceder un alquiler forzoso a las familias en situación de vulnerabilidad.

Medida 3. Alquiler social para familias en régimen de alquiler en riesgo de desahucio, con una importante distinción entre grandes y pequeños tenedores de vivienda. Cuando el propietario del inmueble sea una entidad financiera o un gran tenedor de vivienda éste deberá detener el desahucio y ofrecer un alquiler social a la familia. En cambio, cuando éste sea un pequeño tenedor de vivienda será la administración la obligada de conceder ayudas para que la persona afectada pueda seguir en la vivienda o asegurarle un realojo adecuado.

Medida 4. Creación de parque público de alquiler. Se establece la obligatoria reconversión temporal de los pisos vacíos propiedad de entidades financieras y grandes tenedores de vivienda para aumentar el parque público de alquiler disponible. De esta manera, se podrá realojar todas aquellas familias que ya han sido desahuciadas.

Medida 5. Acceso garantizado a suministros básicos de agua, luz y gas en los hogares vulnerables.

Medida 6. Ningún corte de luz, agua o gas. Se establecerá un protocolo obligado de comunicación e intervención previa de los servicios sociales para aplicar las ayudas necesarias para evitar el corte de suministro, en caso de que el impago sea por falta de recursos económicos de las familias afectadas.

Cada una de estas medidas responde a una problemática específica que debe ser afrontada con urgencia. Por esta razón, las entidades promotoras de la ILP contra los desahucios y la pobreza energética queremos dejar claro que no estamos dispuestas a ceder ni entrar a negociar sobre el contenido de ninguna de estas medidas. Somos conscientes de que hay vidas en juego, y no aceptaremos ningún recorte.

Sin duda, estamos ante una oportunidad histórica para conquistar y construir, desde la iniciativa de la ciudadanía, el derecho a la vivienda. Estamos en el momento crucial para conseguir que se apruebe la primera ILP de la PAH, después del bloqueo del PP a la ILP estatal que en 2013(?) se presentó en el Congreso de los Diputados.

Ahora es el momento de rescatar a las personas. Aprobar la ILP completa es imprescindible para proteger los derechos más fundamentales de la población catalana.

# ILPésHabitatgeDigne. ¡Conquistemos-lo entre todas!